Máis faena para as costureiras do mar

I.F.

Las rederas de Cariño y Cedeira reconocen que hay demanda, pero no tienen relevo

A. F. C.

A las rederas de Cariño y Cedeira se les acumula la faena. «En la asociación somos veinte, pero trabajamos unas diez y estamos desbordadas», cuenta Rocío Lozano (Cariño, 43 años), secretaria del colectivo de profesionales cariñesas. Cosen en una nave del muelle para armadores de Cedeira (seis barcos), Santander (dos), Celeiro y A Coruña. «Son todos clientes fijos. Al día hacemos tres piezas [cada una] y a veces incluso media más; somos todas veteranas, salvo una chica que acaba de empezar», indica. Ella empezó a los 21, a los 30 lo dejó y a los 38 se reincorporó. «Porque no hay otra cosa que hacer, no tienes otra salida laboral. El trabajo me gusta, pero el sueldo no te da para vivir».

Marisa Loureiro, cedeiresa de 1964 y presidenta de la Asociación de Redeiras de Cedeira, es otra veterana del oficio. «Vai ben, pero somos poucas. Eramos 24, retirouse moita xente e non entrou outra nova, fainos falta relevo xeracional. Víñanos ben un curso coma o que se fixo en Cariño para obter a titulación. Se fóramos capaces de explicar ben o noso traballo habíalles gustar; páganche por traballo realizado, por peza, e podes facer as que che dea a gaña, iso si, tes que dedicarlle horas», explica. Por una pieza de rascos cobran unos ocho euros y por una de volanta, 15 o 16. Las costureras del mar cedeiresas no comparten local, cada una entralla por su cuenta, en un local del armador o en su propio bajo.

Entre las reivindicaciones de las rederas de Cariño y Cedeira, compartidas por todas sus compañeras del resto de Galicia, destaca la aplicación de un coeficiente reductor de la edad de jubilación, que les permita retirarse antes de los 65 años. «A federación é a que está con todos os trámites, e nós, por suposto, apoiamos esa loita dentro do que podamos», comenta Loureiro. «Físicamente es un trabajo muy exigente -subraya Lozano-, la gente acaba con problemas de espalda y también en las manos y los dedos, hay piezas que pesan sesenta kilos o más».

De hecho, el colectivo lleva años demandando el reconocimiento de las patologías más comunes que sufren las trabajadoras como enfermedades profesionales, «porque son consecuencia do traballo, nas mans, brazos, ombros ou nas costas, problemas musculares, síndrome do túnel carpiano ou hernias de disco», como desgranaba durante el curso impartido en Cariño la vicepresidenta de la Federación Galega de Redeiras O Peirao, la redera cariñesa Benigna Rey.

Link: http://www.lavozdegalicia.es

Esta entrada foi publicada en Cedeira, Comarcas, Cursos, Fotos de Cedeira, Fotos Galicia, Galicia, Mar de Cedeira, Redeiras. Ligazón permanente.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.